top of page
  • blog7684

Personas superdotadas o con altas capacidades

Irene Perea, alumna de grado de la UFV que realiza sus prácticas en la Consulta, escribe este artículo en el blog de Neuropsicología y Salud de la Consulta sobre superdotación y altas capacidades, características y mitos que existen sobre las personas con este diagnóstico.




CARACTERÍSTICAS

Anteriormente, se entendía por personas superdotadas o con altas capacidades intelectuales a aquellas personas que presentan una elevada habilidad intelectual. El coeficiente intelectual de una persona superdotada debía ser superior a 130. Actualmente, esta no es la única característica que presenta una personas para considerarse superdotada. Debemos tener en cuenta su alta creatividad y una gran implicación en las tareas a realizar, entre otras habilidades. Las personas superdotadas pueden tener unas habilidades intelectuales superiores a la media, una capacidad académica destacable y una alta creatividad. Pero también nos encontramos con personas que tienen grandes habilidades psicomotoras y de liderazgo. Es importante diferenciar entre los términos “talento” y “superdotación”. El talento se refiere a un ámbito específico en el que destaca la persona, mientras que la superdotación se refiere a un alto desarrollo de aptitudes generales. Una persona superdotada se caracteriza por redefinir problemas de manera diferente al resto o poco usual, solucionar problemas, memorizar, describir estrategias y resolver tareas complejas.


EN EL COLEGIO

En el caso de los niños, uno de los entornos donde suelen presentar mayor malestar o incomodidad es en el ambiente educativo. Estos niños suelen necesitar más estímulos intelectuales que el resto de los niños, por lo que muchas veces la información que reciben en el colegio no es suficiente y necesitan ampliar sus conocimientos por ellos mismos. Además, un punto a tener en cuenta, muchas veces desconocido, es el hecho de que las personas con altas capacidades intelectuales suelen profundizar mucho más en los conocimientos o datos que el resto de la gente, por lo que muchas veces la realidad les parece más compleja o sobrepiensan los conocimientos que se le presentan, ya que piensan que nada puede ser tan simple como parece, por lo que le dan muchas vueltas a las cosas más sencillas. Esto hace que los niños con estas características se sientan incómodos e incomprendidos en el ambiente escolar.


En muchas ocasiones, cuando el docente se encuentra con un niño con altas capacidades no sabe cómo adaptar el contenido que da en clase a un niño con estas características. Por tanto, lo que suele ocurrir, es que el niño termina las tareas mucho más rápido que el resto de sus compañeros y se aburre. Al ver esto, el docente le manda más tareas y lo que el niño percibe es que está siendo castigado por haber terminado antes. Esto hace que el niño se adapte al ritmo de la clase y haga las tareas mucho más despacio y con menos ganas que anteriormente.



VIDA ADULTA

En muchas ocasiones nos podemos encontrar con niños que no han sido diagnosticados de superdotación y, por lo tanto, adultos que no están diagnosticados como tal. En el caso de las personas adultas, a nivel intelectual, la superdotación se suele expresar como una tendencia a cuestionarlo todo de manera continua, un alto interés por el aprendizaje, liderazgo y una gran capacidad para razonar. También encontramos el sobre pensamiento, lo que puede llevar a darle muchas vueltas a las cosas y, por consecuencia, sentirse depresivos con todo lo que les rodea, ya que hay mucho por entender y aprender.


A nivel emocional, nos encontramos con personas hipersensibles y enormemente empáticas. A nivel laboral, nos podemos encontrar con personas desmotivadas, que no encuentran retos suficientes en su trabajo que consigan hacer que se sientan estimulados. En cuanto a su día a día, podríamos decir que los adultos con altas capacidades necesitan lo mismo que los niños con altas capacidades: entendimiento, integración y adaptación por parte de su entorno.



DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de las personas con altas capacidades, por una parte, puede brindar tranquilidad tanto a la propia persona como a su entorno. Muchas veces la persona se siente rara o incómoda con los intereses que tiene, que son alejados de los compañeros de su misma edad. Por ejemplo, un niño que siente mucho interés por el aprendizaje o que tiene mucha energía para los proyectos que se propone. Un diagnóstico puede darle una explicación a su forma de ser y de pensar, siendo diferente a la del resto de personas de su edad.


Hay que entender que un diagnóstico es una etiqueta que ayuda a la persona a conocerse y que le puede a ayudar a desenvolverse mejor en el mundo, pero también hay que tener en cuenta que es solo un factor más de lo que compone a la persona. La superdotación es un aspecto más de la persona, así como la personalidad, los valores y los intereses de esta.



MITOS

Haremos un repaso de los mitos más extendidos sobre las personas con altas capacidades para ver la realidad de estas.


“Hay menos mujeres superdotadas que hombres superdotados”.

No se ha llegado a demostrar que haya una relación directa entre el sexo y la inteligencia de una persona. Lo que se ha podido ver es que las altas capacidades se expresan de manera diferente en cada persona. En concreto, las mujeres suelen destacar en áreas lingüísticas y los hombres en áreas espacio-numéricas. Lo que suele ocurrir es que los niños son diagnosticados en mayor medida que las niñas.


“Los niños superdotados son infelices”.

La superdotación no conlleva infelicidad. La felicidad de las personas con altas capacidades puede estar relacionada con el ambiente en el que viven y se desarrollan, teniendo en cuenta el grado de aceptación y adaptación de este.


“Se debe pasar de curso a los niños superdotados”. Esta es otra creencia errónea. Un salto de curso es un cambio enorme para un niño, por lo que hay que valorar muchos aspectos en la toma de esta decisión, además de valorar factores académicos es muy importante tener en cuenta los valores sociales y vínculos que ha establecido el niño con su grupo de iguales. Se pueden hacer múltiples adaptaciones para que el niño se sienta motivado y retado en su propia clase. CONCLUSIONES

Las personas con altas capacidades son personas con grandes habilidades intelectuales y que sobresalen en diferentes áreas, en comparación con la media de la población. Podemos concluir que, tanto niños como adultos, lo que necesitan para vivir de una forma plena y feliz su vida, es la adaptación del entorno a esta característica de su personalidad, además de entendimiento, comprensión y retos que estimulen su capacidad intelectual.

BIBLIOGRAFÍA Rodríguez, M. (2022). ALTAS CAPACIDADES, DE LA IDENTIFICACIÓN A LA DESIDENTIFICACIÓN ¿O PREFERIMOS EL LADO OSCURO? https://maribelium.blogspot.com/ Rodríguez, R. I. (2000). Mitos y realidades sobre la superdotación y el talento. Revista del Colegio Oficial de Psicòlegs a Balears. https://www.researchgate.net/profile/Rosa-Rodriguez- 37/publication/233915991_Mitos_y_realidades_sobre_la_superdotacion_y_el_ta lento/links/09e4150cd978797894000000/Mitos-y-realidades-sobre-la- superdotacion-y-el-talento.pdf Díaz, S. (2023, 17 marzo). Ocho mitos y dos verdades sobre los niños con altas capacidades intelectuales. Bebés y más. https://www.bebesymas.com/educacion/ocho-mitos-dos-verdades-ninos-altas- capacidades-intelectuales Cientoymucho | Superdotados Adultos: problemas psicológicos y estigma social. (s. f.). https://cientoymucho.com/superdotados-adultos-problemas-psicologicos/ Peña del Agua, A. M. (2001). Concepto de superdotación. Aspectos psicológicos, personales y sociales. https://digibuo.uniovi.es/dspace/bitstream/handle/10651/27467/AulaAbierta.200 1.77.59-76.pdf?sequence=1




39 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page