top of page
  • blog7684

Redes sociales y salud mental infanto-juvenil

La psicóloga Ashley Andrade, alumna de prácticas de máster de la Universidad de Navarra, escribe este artículo sobre el impacto de las redes sociales en la salud mental en la infancia y adolescencia, proporcionando pautas para gestionar el uso adecuado de las redes sociales tanto en los jóvenes como en los padres y cuidadores.




¿Sabías qué? Alrededor de un 95% de los jóvenes entre los 13 y 17 años reportan usar redes sociales, así como el 40% de niños entre 8 y 12 años.


Es cierto que se necesita mayor investigación para poder entender el impacto que tienen las redes sociales en la población juvenil. Sin embargo, la evidencia actual indica que estas tienen beneficios al igual que riesgos para la salud mental y el bienestar de los menores. Los efectos positivos y negativos que tienen las redes sociales en niños y adolescentes y cómo estos pueden afectar variarán en función de sus fortalezas individuales y vulnerabilidades, además de su cultura, historia y estatus socioeconómico.


Un factor crítico es el desarrollo del cerebro, ya que entre la niñez y la adolescencia se atraviesa un periodo sensible del desarrollo del mismo, donde ciertos problemas de salud mental pueden surgir y presentar varias fluctuaciones del bienestar en general. Además, en esta etapa, los adolescentes están formando su identidad, su autoestima, su autopercepción, lo que los vuelve más susceptibles a las presiones sociales, las opiniones de terceros y la comparación con los demás. Otro punto crítico es la hiper-conectividad en las redes sociales, pues culturalmente es una norma muy aceptada por la mayoría de los adolescentes, además en esta etapa, los jóvenes, pueden sentir una alta sensibilidad o ser más susceptibles a la naturaleza comunicativa que tiene las redes sociales.


Beneficios de las redes sociales

Las redes sociales pueden proporcionar una comunidad positiva y sentido de conexión con otras personas que comparten identidades, habilidades e intereses. Además, pueden proporcionar espacios para la autoexpresión, fomentan la capacidad de formar y mantener amistades en línea y desarrollar conexiones sociales. También, proporcionan apoyo social de compañeros, en especial en jóvenes que suelen ser marginados por su etnia, orientación sexual o estatus socioeconómicos, entre otros. Las redes sociales también generan sentimiento de bienestar, alegría, pertenencia y aceptación, de manera que el 58% de los jóvenes informan que las RRSS les ayudan a sentirse más aceptados y el 80% se sienten más involucrados en la vida de los que les rodean.



Daños potenciales de las redes sociales

En un estudio que se realizó en adolescentes entre 12-15 años se descubrió que los adolescentes que pasaban más de 3 horas al día en redes sociales tenían el doble de riesgo de experimentar síntomas de depresión y ansiedad. Otro estudio que se realizó en una Universidad de Estados Unidos, en donde se introdujo una plataforma de redes sociales por un tiempo determinado, se logró evidenciar que la depresión aumentó un 9% más que el valor inicial y la ansiedad un 12%. Otro estudio que se realizó con jóvenes universitarios demostró que limitar el uso de las redes sociales a 30 min diarios durante 3 semanas mejora los síntomas de depresión. Además de las sintomatologías asociadas a la depresión y ansiedad, se evidencian problemas de sueño, acoso en línea, imagen corporal negativa, baja autoestima.


Otro síntoma muy característico que están generando las redes sociales es el "miedo a perderse algo", también conocido como FOMO, o temor a quedar excluidos de algún evento gratificante o el temor a que otras personas puedan estar teniendo experiencias agradables de las cuales el joven se encuentra ausente, aquel miedo de perderse algo se ha asociado con síntomas de depresión, ansiedad y neuroticismo.


En las redes sociales se pueden generar problemas como el ser acosado o intimidado por otros, ya que casi 6 de cada 10 adolescentes dicen que han sido contactados por un extraño en ciertas plataformas de manera que los ha hecho sentir incómodos.


La adicción a las redes sociales es otro gran riesgo que se puede evidenciar en la población juvenil, ya que puede generarse una sobreestimulación en el centro de recompensas del cerebro, que puede desencadenar vías comparables a la adicción a una sustancia, generando así una adicción comportamental, en este caso una adicción a las redes sociales.


Además de la gran estimulación del sistema de recompensas, las redes sociales dan una sensación de pertenencia e integración grupal. Otro problema que se ha evidencia es la falta y disminución del sueño, lo que se relaciona con alteraciones del desarrollo neurológico en niños y adolescentes, síntomas depresivos e incluso pensamientos y conductas suicidas. Se reporta que casi 1 de cada 3 adolescentes informa usar la tecnología hasta la medianoche o más tarde.



Se deben tomar medidas

Casi el 70% de los padres dicen que la crianza de los hijos ahora es más difícil que hace 20 años, con la tecnología y las redes sociales presentes.


¿Qué pueden hacer los padres y cuidadores?

Proteger y apoyar a los niños y adolescentes.

● Crear un plan familiar sobre redes sociales. Este plan debe de ayudar a establecer límites tecnológicos en el hogar. Además, se debe promover la discusión familiar abierta, tener claras la reglas sobre el uso de las redes sociales e incluir temas como equilibrar el tiempo que se utilizan en las redes, límites de contenido y sobre qué información es recomendable publicar y cuál no.

● Crear zonas libres de tecnología y animar a los jóvenes a fomentar amistades en persona.

● El uso de las tecnologías puede ser una distracción a la hora de acostarse y puede interferir con el sueño, es importante restringir el uso de teléfonos, tabletas y computadoras durante al menos 1 hora antes de acostarse y durante toda la noche.

● Considere mantener las comidas familiares sin dispositivos tecnológicos para construir lazos sociales y generar conversaciones bidireccionales. De esta manera ayuda a los jóvenes a desarrollar habilidades sociales y nutrir sus relaciones personales.

● Modelar un comportamiento responsable en las redes sociales ante los jóvenes. Como los niños a menudo aprenden comportamientos y hábitos de lo que ven a su alrededor, es importante tratar de modelar el comportamiento que se desea.

● Enseñar a los jóvenes sobre tecnología, es importante discutir con los jóvenes los beneficios y riesgos de las redes sociales, así como la importancia de la privacidad y proteger información personal.

● Informar sobre el acoso cibernético, el abuso en línea y la explotación. Hable con su hijo sobre qué puede hacer en esos casos, dónde puede acudir y a quién pedir ayuda. Además, es importante informarles sobre las herramientas que tienen las redes sociales como el bloquear a una persona o denunciar algún tipo de contenido no deseado, manejar su privacidad, etc.

● Tales normas y prácticas se pueden realizar colectivamente entre los padres y pueden facilitar el establecimiento de límites en el uso de las redes sociales en los niños.

● Mantener rutinas, como el cenar todos juntos a una hora en específico, no utilizar celulares durante las comidas, salir a comer los domingos en familia, etc. Hoy en día las rutinas se han perdido en varios hogares y esto puede reflejar varias sintomatologías.


¿Qué pueden hacer los jóvenes?

● Establecer sus propios límites, es importante que establezca un tiempo para usar las redes y tiempo para actividades recreativas sin tecnologías.

● Delimitar el uso de redes sociales y tecnologías al menos 1 hora antes de acostarse y durante la noche.

● Aprender el uso correcto de las redes y en base a eso establecer estrategias como bloquear a un contacto no deseado o manejarse en un perfil privado, etc.

● Es importante ser selectivo con lo que se comparte y saber con quienes estoy compartiendo aquel contenido, pues muchas cosas que se suben a redes se almacenan para siempre.

● No mantener en secreto el acoso o abuso en línea. Protégete a ti mismo y a los demás del Ciberacoso.

● No participar en el acoso o abuso en línea. Evitar reenviar o compartir mensajes o imágenes relacionados con el ciberacoso.


¿Qué pueden hacer los investigadores?

● Delimitar el impacto que tienen las redes sociales en la salud mental de los jóvenes como una prioridad de investigación.

● Evaluación rigurosa del impacto de las redes sociales sobre la salud mental y el bienestar de los jóvenes.

● Investigar y evaluar los beneficios y riesgos asociados con determinados diseños, características y contenido de las redes sociales.

● Investigar los efectos a largo plazo de las redes sociales en adultos.

● Mejorar la coordinación y colaboración de la investigación.





Referencias

The U.S. Surgeon General. (s.f.). Social Media and Youth Mental Health: The U.S. Surgeon General’s Advisory 5. The U.S. Surgeon General’s Advisory.

53 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page