top of page
  • blog7684

La pandemia silenciosa que amenaza a los adolescentes

En este artículo de La Rioja, se expone el proyecto de UNIR sobre bienestar emocional y la prevención del suicidio, en el que colaboran el Dr. Carlos Chiclana y la psicóloga infanto-juvenil María Martín Vivar.



Que los expertos lo denominen como pandemia silenciosa ya dice mucho de la magnitud del problema. Y que sea la primera causa de muerte externa confirma que el suicidio es una realidad que se necesita hacer visible. Un total de 4.030 personas fallecieron por este motivo el pasado año en España según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), 27 más que en 2021, lo que supone once suicidios al día. El riesgo de que la población infantil sea la afectada ha aumentado en casi un 2.000% durante el pasado ejercicio concluye la Fundación ANAR de ayuda a niños y adolescentes en un estudio sobre salud mental que también refleja que desde 2019 ha crecido en un 18% la implicación de las tecnologías en las tentativas de suicidio.


En La Rioja, el Gobierno acaba de poner en marcha el primer protocolo para atajar desde las aulas las conductas e ideaciones lesivas de los estudiantes. Llega después de conocerse que en febrero, en apenas una semana, se registraron siete intentos entre escolares. La Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) trabaja en un proyecto de bienestar emocional dentro del Vicerrectorado de Desarrollo e Impacto Económico y Social. Es transversal, porque cuenta principalmente con las facultades de Educación y Salud, y se proponen tres grandes objetivos: crear un espacio de interacción y formación constante, apoyar las intervenciones en los colegios y desarrollar líneas de investigación estratégicas para dar apoyo académico a gabinetes, colegios, estudiantes y familias.


La vicerrectora de Desarrollo e Impacto Económico y Social, Isabel Díez, destaca que este proyecto de bienestar emocional «se basa en la investigación aplicada a la sociedad» una vez detectado el problema en jóvenes, colegios, familias... Se refiere a las autolesiones, el 'bullying' o el ciberacoso, «factores que debemos tener muy en cuenta» para la prevención del suicidio.


Este proyecto, con el que UNIR pretende aportar soluciones a un problema de envergadura, lo integran investigadores propios y colaboradores externos, que en muchos casos son profesionales reconocidos como el psiquiatra Carlos Chiclana. De su clínica forma parte María Martín-Vivar, doctora en Psicología Clínica y experta en tratar con población infantil y adolescente. Alude a la importancia del denominado 'efecto Papageno' –toma el nombre del personaje de opera 'La flauta mágica' de Mozart– por el cual «la forma y el contenido de una noticia» sobre conductas suicidas «pueden tener un efecto preventivo y reducir el número de muertes». No publicar fotografías o no simplificar las causas que llevan a acometer esas actuaciones son, a juicio de Martín-Vivar, «reglas básicas». Porque «nadie quiere morir sino aliviar el sufrimiento».


Chicas menores de 15 años

La Fundación para la Prevención del Suicidio y la Sociedad Española de Suicidología alertan de que las chicas menores de 15 años son el colectivo de población con mayor riesgo. En ese grupo están las gemelas de Sallent, que hace menos de un mes se precipitaron desde un tercer piso con el trágico balance de una fallecida y otra herida grave. Sufrían acoso en el instituto y padecían depresión, según sus familiares y vecinos.


¿Qué síntomas deben desatar las alarmas entre padres y educadores? La psicóloga infantojuvenil considera determinante los cambios en la personalidad en cuestión de meses. Y el ámbito escolar es un lugar «idóneo» para observarlos «porque los profesores y educadores ven a los niños y adolescentes en distintos momentos: la clase, el recreo, el comedor, la tutoría, los trabajos en grupo...».


María Martín-Vivar enumera algunos indicadores que pueden alertar. «Si el chico o la chica deja de hablar cuando antes era muy comunicativo o si empieza a hablar mucho cuando antes era callado, algo está pasando», dice. Pero también hay que tener en cuenta «si va desaseado; si tiene cambios de humor o se muestra triste, agitado, apático; si está solo en el recreo...».

37 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page