• Lucía Garcia-Figueras Arizmendi

Menopausia: ¿el fin de la sexualidad?


La psicóloga Lucía Garcia-Figueras Arizmendi publica este artículo para el blog sexualidad y salud de la consulta Doctor Carlos Chiclana.

"Desde la menopausia ya no disfrutamos del sexo como antes, de hecho, ni siquiera recuerdo la última vez que nos acostamos…”.

María, 55 años, conversando con una amiga.

Madrid, noviembre de 2019

La sexualidad es un factor fundamental en la vida de las personas, que no solo afecta al bienestar biopsicosocial de los individuos, también afecta a la calidad de vida de estos. Una parte importante de la sexualidad se centra en la experiencia del encuentro sexual, que como refiere María en la viñeta anterior, se puede ver alterada con la menopausia.

¿Qué es la menopausia?

Todas las etapas de la vida implican cambios. Una de las etapas biológicas más importantesen la vida de la mujer es la menopausia.Esta fase supone un antes y un después para muchas mujeres, ya que el cuerpo sufre una serie de cambios a los que es necesario adaptarse. Este proceso implica el fin de la actividad ovárica, debido al cese de la producción de estrógenos, dando fin a la capacidad reproductora de la mujer (Yağmur & Orhan, 2019).

Paralelamente, se producen otros cambios, que varían en cada mujer, como pueden ser: sofocos, palpitaciones, vértigos, dolores de cabeza, atrofia genital y sequedad vaginal. A nivel psicológico también se evidencia mayores signos de irritabilidad y ansiedad, problemas de concentración, trastornos del sueño y síntomas depresivos (Valdes & Bajaj, 2019).

Otro cambio que se produce en la menopausia es la perdida del tono muscular en el suelo pélvico, que unido a la sequedad vaginal hace que las contracciones propias del orgasmo sean de menor intensidad y menos duraderas.

Todos estos cambios varían de una persona a otra y no necesariamente se deben presentar estas variaciones.

¿Cómo influye la menopausia a la actividad sexual?

Algunas mujeres refieren haber sufrido un impacto negativo en la sexualidad como consecuencia de la menopausia. En ocasiones presentan un bajo deseo sexual o incluso la ausencia del mismo. También alteraciones en la excitación, la lubricación y la satisfacción sexual, justificado en su gran mayoría por el propio proceso biológico en el que se encuentran y al cambio hormonal que conlleva.

Diferentes estudios llevados a cabo a lo largo de las últimas décadas coinciden en que el factor principal para esta alteración en la actividad sexual se debe principalmente a la edad. Debido a la disminución hormonal propia del envejecimiento se explicaría el descenso de la lubricación, la dificultad para alcanzar el orgasmo, la dispaurenia (trastorno que provoca dolor al mantener relaciones sexuales) y la satisfacción de la propia actividad sexual (Valdes & Bajaj, 2019)...haz click aquí para continuar leyendo.

#Sexualidad #Relacionesdepareja #Promocióndelasaludmental