• Blog Consulta Doctor Carlos Chiclana

¿Por qué somos adictos al drama?


La psicóloga Inés Bárcenas colabora con Leticia Romero para este artículo de Playz.

¿Por qué nos empeñamos en ver tanta peli triste? ¿Cuánto nos gusta un drama? ¿Reflejan nuestro estado de ánimo? Buscamos explicaciones en esta charla con Inés Bárcenas, psicóloga y profesora en UFV


Abril fue el mes en el que Netflix registró una mayor búsqueda de películas tristes, entre ellas, la ganadora absoluta fue Violet y Finch. ¿Por qué ocurre esto? ¿Es casualidad o no? ¿Nos va el sufrimiento? En este reportaje intentamos descubrir por qué buscamos drama cuando todo a nuestro alrededor se hunde.


Por 13 razones, Esta mierda me supera, Bajo la misma estrella, A silence voice, La tumba de las luciérnagas, Un paseo para recordar, My Mad Fat Diary, Merlí, Normal People o incluso Élite, son solo algunas de las ficciones que nos hemos tragado y que nos han hecho acabar con las existencias de Cleenex e incluso con las de papel higiénico, tan preciado este año.


A simple vista Violet y Finch puede parecer una de las tantas películas adolescentes a las que Netflix, y otras plataformas, nos tienen acostumbrados últimamente. La típica historia de la chica problemática, rara o margi del instituto. Un poco de bullying por aquí, un chico popular en el papel de rescatador por allá y ya está el drama que seguro nos hará llorar montado. Pero esta vez no es así.


Violet y Finch es la historia de dos adolescentes que se conocen sin estar psicologicamente bien ninguno de los dos. En un principio parece que la "malita" solo es ella, pero nada más lejos de la realidad. A medida que la historia avanza descubrimos los traumas que ambos personajes esconden, y os podemos asegurar, no son nada superficiales. Un trabajo escolar les ayudará a conocerse y crear un vínculo que no olvidarán jamás. Detrás de este drama juvenil se esconden traumas infantiles y familiares, problemas mentales, sentimientos de soledad, tabús e incluso instintos suicidas.


No es una ficción fácil, ni mucho menos, pero al verla uno se da cuenta de que existen películas que tratan estos temas, sin duda difíciles, sin romantizarlos. Acudimos a la psicóloga Inés Bárcenas en búsqueda de respuestas, y esto es lo que nos cuenta...haz click para seguir leyendo.