• blog7684

La comunicación: nuestra gran aliada

La psicóloga Laura Casado, alumna de prácticas de la Universidad Autónoma de Madrid en la Consulta Dr. Carlos Chiclana, escribe este artículo para el blog de Sexualidad y Salud de la Consulta, donde expone claves para una comunicación adecuada en la pareja y proporciona pautas que permiten una comunicación más eficaz.


Mateo y Lucía son una pareja que acaba de mudarse juntos. Un día, a Lucía se le presentó un problema familiar que la dejó muy triste y preocupada, y Mateo la dejó llorando en la habitación asumiendo que quería estar sola para poder procesar sus emociones, con la idea de volver junto a ella cuando Lucía necesitara su compañía. Sin embargo, Lucía asumió de ese comportamiento que Mateo estaba siendo frío y cruel por dejarla sola en ese estado cuando más necesitaba su apoyo.


Esta situación u otras parecidas, ¿te ocurren en tu relación? Queremos que respondas a dos preguntas muy sencillas: del uno al diez, ¿cuánto sientes que tu pareja te entiende? y del uno al diez, ¿cómo de bien sois capaces de comunicaros? Es normal que no haya puntuaciones perfectas, puesto que siempre hay momentos donde es complicado entender o hacerse entender. Sin embargo, si las puntuaciones son muy bajas, quizá pueda beneficiarte continuar leyendo, porque podría ayudarte a entender qué os está pasando y cómo mejorar vuestra comunicación.


¿Qué es la comunicación?


La comunicación es un aspecto muy importante en una relación, y muchas parejas que acuden a terapia lo hacen considerando que su principal problema es la falta de comunicación. Esta falta de comunicación puede aparecer porque un miembro de la pareja perciba que la comunicación que se produce es insuficiente, o bien porque la pareja no sea capaz de comprenderse entre ellos, generando que un miembro se sienta ignorado, no escuchado, malentendido o insultado. Cuando estos fallos en la comunicación ocurren, un miembro de la pareja intenta enviar un mensaje, pero el otro interpreta un significado opuesto a lo pretendido por el primero, produciéndose un malentendido que fácilmente puede derivar en un conflicto. Por eso en la mayoría de las terapias de pareja asegurar una comunicación apropiada es algo necesario. Sin embargo, a pesar de la importancia de la comunicación para la pareja, no es suficiente una buena comunicación para mantener a flote una relación. De hecho, es insuficiente si la pareja no está comprometida a estar juntos y conseguir metas comunes.


Generalmente, las mujeres y los hombres tienen distintas perspectivas y estilos de comunicación, derivados principalmente de la educación y la cultura que nos rodea. A pesar de eso, en las relaciones homosexuales también se producen problemas en la comunicación. Esto es así porque estos problemas no dependen del sexo de cada persona, sino de variables individuales, aprendizajes, experiencias previas, estilos de apego y el contexto.


El contexto apropiado en las parejas, y que es fundamental construir, es un contexto donde ambos miembros de la pareja se centren en escuchar, preguntar y sondear al otro, explorando y tratando de construir algo conjuntamente.


Para una comunicación eficaz, la pareja debe compartir una visión conjunta, una idea de continuidad y acuerdo. Es importante tener en cuenta que los desacuerdos son normales y necesarios para el crecimiento de la pareja. Sin embargo, para evitar que se produzcan desacuerdos innecesarios derivados de una comunicación inefectiva, son necesarias ciertas habilidades:


- Habilidades de escucha dedicada: la habilidad de escucha no es tan simple como pueda parecer. Recuerda que la comunicación es un proceso que involucra tanto escuchar como hablar. En ocasiones, podemos estar tan centrados en responder lo más apropiado que nos olvidamos de escuchar lo que el otro está diciendo realmente. Además, escuchar no es un comportamiento pasivo, sino que requiere dirigir nuestra concentración y atención en la otra persona, estando presente en la conversación. Para una adecuada comunicación, cada miembro debe comprometerse a escuchar de manera dedicada, intentando entender completamente las experiencias de la persona que habla, no sólo lo que está diciendo.


Un aspecto fundamental de la escucha efectiva es no interrumpir. Además, cuando la otra persona haya terminado de hablar, es importante que intentemos clarificar aquella información que no haya quedado clara en su discurso. Otras técnicas para remarcar que has entendido la información es realizar un breve resumen de lo que la otra persona ha relatado y cómo crees que se ha sentido, y preguntar si es correcto.


Retomando el ejemplo que presentábamos al comienzo, esa situación de falta de comunicación ha generado un conflicto porque Mateo ha actuado como si pudiera leerle la mente a Lucía, creyendo saber lo que ella necesitaba sin preguntar. A través de la práctica de una buena escucha se podría gestionar esta situación:


Lucía: me afecta que te hayas ido cuando estuve mal, siento que siempre que estoy mal actúas de una forma muy fría y cruel conmigo al dejarme sola.

Mateo: lo que entiendo es que piensas que me he comportado de forma fría y cruel porque no estuve contigo cuando estuviste mal el otro día, y que crees que no me importan tus sentimientos, ¿has querido decir eso?

Lucía: Sí, justo así es como me siento.

Mateo: Es cierto que yo te dejé sola cuando estabas triste, pero lo hice porque pensaba que tú querías estar sola y que más tarde cuando lo necesitaras realmente me pedirías ayuda.


- Habilidades de observación dedicada: la importancia de la comunicación no verbal, además de atender y escuchar apropiadamente, también es fundamental la comunicación no verbal, aquella que se produce a través de contacto ocular, posición del cuerpo, expresiones faciales, volumen o tono de la voz. Observar el comportamiento no verbal de tu pareja, y preguntar por ello en caso de que detectes algo inusual, puede ser una buena oportunidad para conversar de aquello que os preocupa, y conseguir que la otra persona se sienta entendida. Por tanto, cuando hablemos con nuestra pareja deberíamos realizarlo utilizando una posición corporal de escucha, con nuestro cuerpo orientado a ella, mirando a la otra persona a los ojos y con un tono de voz apropiado.


Por ejemplo, volviendo al ejemplo anterior, Mateo comunicó con su lenguaje no verbal, al dejarla sola en la habitación, un mensaje inintencionado de despreocupación y frialdad.


- Habilidades para hablar de manera dedicada: en una comunicación efectiva, no es suficiente con verbalizar aquello que queremos, sino que cada miembro de la pareja debe hacerse responsable de aquello que dice y de cómo lo percibirá el otro. Cuando hablamos, podemos creer que aquello que pensamos o decimos es La Verdad, pero todos nuestros contenidos mentales derivan de nuestro propio mundo interior, de cómo nosotros vemos la situación, no de cómo es la situación en realidad.


Puede ser útil para recordar y remarcar esto emplear frases que se basen en nuestras percepciones y empleando la primera persona (“Yo me he sentido… Yo pensé que…”) en lugar de en segunda persona (“Tu fuiste… Hiciste eso sabiendo que no me gustaba…”). De esta manera, puedes responsabilizarte de tu propia percepción del mundo, evitando echar culpas al otro miembro.

Aunque se produzcan conflictos que provoquen emociones negativas, hay que aceptar que son una parte natural de una relación. Lo fundamental para poder gestionarlos es reconocer que dicho conflicto existe y cómo nos está haciendo sentir. Muchas parejas tienden a evitar todo tipo de conflicto por el miedo a hacer daño a la otra persona, pero las consecuencias de no tratar el conflicto pueden ser incluso peores: perder intimidad, honestidad, pasión o satisfacción en la relación. Cuanto más se almacena una emoción negativa, más resentimiento y consecuencias negativas trae consigo. El conflicto es necesario para el crecimiento de la pareja y además es inevitable. La ventaja es que puede resultar una oportunidad para mejorar la comunicación de la pareja. También es importante expresar perdón cuando hemos hecho algo mal, lo que implica tanto perdonarse a sí mismo como pedir a la pareja que nos perdone por nuestras acciones. Esto puede ser complicado, pero pedir perdón es un acto valiente que puede ayudar a sanar las heridas causadas por nuestro comportamiento y fortalecer la relación.


Para ser un hablante eficaz, realizar preguntas que sean significativas es una habilidad clave. Estas preguntas permiten que se produzca una conversación donde ambos miembros pueden participar de forma equitativa. También hay que tener en cuenta el no hablar en exceso, para dar posibilidad a que la otra persona pueda intervenir para clarificar aquello que necesite o reflexionar sobre lo dicho. En caso de que tenga lugar un silencio, son totalmente normales, y muchas veces necesarios, para permitir la reflexión. Finalmente, comunicar lo mucho que aprecias lo que la otra persona hace por ti y todas las cosas que consideras positivo en la otra persona y en vuestra relación, ayuda a conseguir una buena satisfacción en la pareja y que el otro miembro continúe realizando dichas acciones. Es importante intentar incrementar el foco en los atributos positivos de la otra persona y la relación para evitar estar siempre atento y enfocado únicamente en aquellos aspectos negativos.


Para terminar...


En caso de que estés notando que en tu relación de pareja la comunicación está fallando, es fundamental que puedas hacerle saber a tu pareja cómo te estás sintiendo y podáis practicar estos ejercicios sencillos para conseguir que la comunicación sea más efectiva:


- Para practicar una escucha dedicada, es posible realizar un ejercicio simple. En este ejercicio, una persona dice algo, para después recibir un feedback o un “eco” de aquello que ha dicho elaborado por el otro miembro de la pareja. El miembro que ha hablado escucha para comprobar si aquello que el otro ha escuchado es lo que ha dicho y si se siente comprendido. No es sólo que el que escucha haya sido capaz de reproducir el contenido, sino que el hablante se haya sentido escuchado y comprendido. Los turnos de hablante y escucha se van turnando, hasta que ambos miembros sientan que la comunicación ha sido completa. Es fundamental que no intenten actuar como “lectores de mentes” intentando adivinar lo que la otra persona está sintiendo o pensando, sino que, si vas a hacer una inferencia de lo que otra persona está sintiendo, puedas pedirle a la otra persona que te confirme si era cierto o no.


- Para poder comunicar aquellas cosas que ves positivas en el otro, cada miembro puede hacer una lista de todas aquellas cosas que le gustan de la otra persona, para después compartirla entre ellos, afirmando “aprecio cuando…” o “me gusta cuando…”.


Para más información sobre la comunicación y tips para mejorarla, puedes acudir a este vídeo donde una psicológica especialista en terapia de pareja habla de la comunicación en pareja.



Laura Casado Flores

Psicóloga General Sanitaria

Grupo de Trabajo e Investigación en Sexualidad

Consulta Dr. Carlos Chiclana



Referencias


Dattilio, F.M. (2010). Cognitive-Behavioral Techniques en Cognitive-Behavioral Therapy with Couples and Families. A comprehensive guide por clinicians (pp. 118 - 172) The Guilford Press


Sheras, P.L. y Koch-Sheras, P.R. (2006). Communication, en Couple power therapy: Building commitment, cooperation, communication, and community in relationships (pp. 119-150). American Psychological Association.


Weeks, G.R. y Gambescia, N. (2016). Expanding Levels of Communication. En G.R. Weeks, S.T. Fife y C.M. Peterson (Eds.) Techniques for the Couple Therapist. Essential Interventions from the Experts (pp. 47 - 50) Routledge.

68 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo