• Inés Bárcenas

¿Cómo afecta la pandemia del coronavirus a las personas con problemas de salud mental?


La psicóloga Inés Bárcenas colabora con la periodista Berta González en este artículo para la revista Vice Magazine.

La angustia del encierro, el miedo difuso al aislamiento, el no poder hablar de otra cosa pueden afectar negativamente a nuestra salud mental.

Lavarnos las manos, toser sobre nuestro codo y no salir de casa de casa a menos que sea imprescindible, estés o no enfermo. Parece que poco a poco vamos asimilando el nuevo catecismo epidemiológico, apremiados por imágenes e informaciones -muchas veces contradictorias, pero siempre urgentes- que saturan nuestras redes y secuestran nuestra atención. Pero a medida que comprendemos y asimilamos que para la mayoría lo peor del COVID-19 no será contagiarnos sino contagiar al resto -poniendo en peligro a los más vulnerables, agravando y alargando la crisis-, van surgiendo otras preocupaciones, que no son para nada menores: la angustia del encierro, el miedo difuso al aislamiento, el no poder hablar de otra cosa.

Sin embargo, estas micro angustias constituyen solo una pequeña parte de la realidad actual. Que esta crisis esté evidenciando nuestra interdependencia social y económica puede ser una buena forma de pensarnos como sociedad, pero para muchas personas esta incertidumbre se suma a problemas previos de salud mental y los agrava: para ellos asimilar la soledad, el miedo al contagio, el cambio de hábitos o la inseguridad económica puede volverse mucho más difícil y acabar afectando al desarrollo normal de su tratamiento psicológico.

“Las personas con problemas de salud mental como depresión o ansiedad se esfuerzan cada día por mejorar sus síntomas o neutralizarlos, y esta situación puede hacer que se desestabilicen y sientan que su evolución puede empeorar”, explica Ines Bárcenas, psicóloga experta en counselling y psicoterapia, y añade: “es una prueba más, un interrogante nuevo que la vida nos pone a todos, solo que muchos se sienten agotados de tanto adaptarse, de tanto luchar”. Por ello, en realidad, no se trataría tanto de que la situación sea distinta en términos de salud mental para algunos sectores de la población, sino de que tenemos que asumir entre todos nuevos pactos sociales para seguir adelante; y eso está exigiendo más precisamente a quienes ya les suponía un problema hacer frente a la vida diaria. Así lo confirma Tatiana Fernández, doctora en en Psicología Clínica y de la Salud: “esta nueva situación va a requerir hacer un ejercicio de aceptación enorme, asumir que nos encontramos en una situación donde lo que era importante para nosotros hace dos días ha dejado de serlo. La prioridad ahora es otra, tenemos que asumir que nuestros objetivos diarios han cambiado y que lo primero es la salud y la seguridad de todos”

Es normal por tanto que todas las sesiones que ahora están teniendo comiencen hablando de este tema, “es inevitable, compartimos conversaciones acerca de cómo les está afectando, sus miedos, lo que están dejando de poder hacer. Es muy importante que creemos espacios para hablar de cómo nos afecta esta situación.”, afirma Bárcenas....haz click aquí para continuar leyendo.

#Promocióndelasaludmental