• Carlos Chiclana. Psiquiatra. Esther Gimeno.

    Abordaje de los Trastornos de personalidad con Terapia Cognitivo-Analítica


    Grupo Laberinto.

    El Doctor Carlos Chiclana, presidente de la de la Asociación de Psicoterapia Cognitivo Analítica de España (APCAE), y Esther Gimeno, practicante de PCA, impartieron una sesión clínica acerca del abordaje de los trastornos de la personalidad mediante la Psicoterapia Cognitivo-Analítica.

    En esta sesión nos acercaron a esta modalidad terapéutica que cada vez genera más demanda en nuestro país.

    ¿Qué es la Psicoterapia Cognitivo Analítica o PCA? La Psicoterapia Cognitivo Analítica es una corriente integradora con un enfoque biopsicosocial que incorpora aspectos de teorías cognitivas y psicodinámicas.

    El origen de esta corriente se remonta a los años 80 en Inglaterra, donde fue desarrollada por Anthony Ryle en un intento por ofrecer una alternativa focalizada y más efectiva que garantizase un tratamiento adecuado y de tiempo limitado en el sector público. Desde entonces la PCA ha gozado de gran aceptación en Inglaterra, Finlandia y Australia, donde ya se encuentra implantada en el sistema público de salud, y cada vez son más los países europeos y americanos que están sumándose a esta iniciativa.

    En PCA, el trabajo con el paciente se orienta especialmente a identificar estados mentales, roles habituales en las relaciones interpersonales y patrones de comportamiento reiterativo, así como su vinculación con los síntomas, de modo que la persona toma conciencia de su “maquinaria psíquica” y el modo en que ésta interacciona consigo misma y con los demás, todo ello desde una actitud de apertura y sin juzgar. ¿Qué beneficios aporta?

    En primer lugar, la PCA permite desarrollar un autoconocimiento complejo y profundo de los procedimientos internos automáticos de la persona que subyacen a cada pensamiento, emoción o acción.

    La persona comprende la función de los síntomas y adquiere la capacidad de anticiparse y modular la activación de sus patrones desencadenantes. Y esto se traduce, en definitiva, en un mayor control sobre sus síntomas y una mejora en su funcionamiento social.

    Esto hace que la PCA sea útil no sólo en caso de patología, sino también como un mero entrenamiento personal para mejorar la autorregulación inter- e -intrapersonal en cualquier contexto de la vida cotidiana. Por otro lado, al tratarse de una psicoterapia breve y focalizada, permite obtener resultados en menor tiempo, reduciendo costes y evitando el riesgo de cronicidad en pacientes graves. De hecho, su formato inicial contempla 16 sesiones, sin embargo, su flexibilidad le permite adaptarse a diferentes contextos y patologías, pudiendo variarse el número de sesiones según el caso.

    ¿Para qué tipo de pacientes está indicada? Aunque tradicionalmente la PCA se ha aplicado al tratamiento de trastorno mental grave y trastornos de conducta alimentaria, su formulación permite el tratamiento de casi cualquier patología garantizando buenos resultados. De hecho se ha mostrado efectiva en el tratamiento de trastornos del estado de ánimo, de ansiedad, psicosis, abuso de sustancias, TEPT, historia de trauma, y muy especialmente eficaz en trastornos de personalidad y de la conducta alimentaria.

    En la actualidad se está empleando en el tratamiento de adolescentes con trastornos de personalidad o en riesgo de desarrollarlos, un campo en el que ha demostrado ser especialmente útil y efectiva.

    Más información: http://www.apcae.org/

    www. grupolaberinto.com

    #PsicoterapiaCognitivoAnalítica #Formaciónaprofesionales #Sesionesclínicas #Promocióndelasaludmental